Los médicos trabajan, mediante un dialogo terapeutico desde el sistema neurosensorio, llevando la atención al paciente a través de los sentidos superiores y parte de los medios. Sentido de Yo ajeno, del pensamiento ajeno, del tono ajeno, de la vista, del oído, del olfato  y del calor, mediante un dialogo terapéutico para llegar a un diagnostico en el que la conversación ya puede ser una terapia.

Los terapeutas trabajan fundamentalmente a partir de los miembros, con los sentidos inferiores y también parte de los medios. Sentido del tacto, de la vida, del movimiento, del equilibrio, del calor, de la vista y del oído despertando el Yo del paciente de abajo arriba. Entre ambos trabajan al hombre entero.